El murciélago robot llamado a marcar el futuro de los drones

Noticia

Se llama Bat Bot y es el primer murciélago robot. Lo ha diseñado un equipo de científicos de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y del Instituto Tecnológico de California, Caltech (EE. UU.), cuya intención era que el robot emulara los movimientos de estos mamíferos debido a su flexible y única forma de volar. Pero las alas de los murciélagos están compuestas por más de dos docenas de articulaciones, lo cual suponía todo un reto para los desarrolladores del proyecto.

Finalmente lograron crear este pequeño robot con un peso de apenas 93 gramos, que fué capaz de realizar varias maniobras de vuelo de forma autónoma.

Bat Bot se ha mostrado capaz de volar en línea recta sin contratiempos a una velocidad media de 20 km/h

A continuación podéis un vídeo del aparato en acción:

El modelo tiene alas confeccionadas con una membrana de silicona que son controladas por un grupo reducido de articulaciones. Gracias a su estructura, Bat Bot puede planear, girar y descender, entre otras maniobras. Sus desarrolladores esperan que este tipo de máquinas tenga diversos usos, entre los que incluyen a la asistencia aérea, la colaboración en tareas de rescate o la supervisión de las obras en construcción. Usos similares a los que hoy en día pueden realizar los drones convencionales.

De momento no se conocen datos acerca de su autonomía, pero todo indica que no éste no será el punto fuerte del dispositivo.

«Potencialmente, puede monitorear y transmitir información desde el aire» según palabras de los responsables del proyecto. Pero además, los creadores de Bat Bot aspiran a que su creación tenga consecuencias más amplias. «Esta investigación contribuye con los estudios biológicos sobre el vuelo de los murciélagos», afirman.

En las pruebas realizadas hasta ahora, el Bat Bot se ha mostrado capaz de volar en línea recta sin contratiempos a una velocidad media de 20 km/h; de bajar en picado como hacen los murciélagos para cazar insectos a 50 km/h; de mover las dos alas de manera independiente; y de realizar cambios bruscos de dirección en el aire en una maniobra propia de éstos roedores alados.

Por supuesto, este robot aún está lejos ser exactamente igual que un murciélago real, que es capaz de volar alrededor de los insectos para engullirlos. Lograr esta flexibilidad es cuestión de tiempo, y los científicos opinan que será posible conseguirlo en un futuro no demasiado lejano.